Nostalgia

Estándar

Para los que, como yo, tuvieron la suerte de tener una niñez sin internet, en donde un objeto cualquiera se transformaba en cosas maravillosas y en donde siempre había historias que contar.

Hay objetos que están necesariamente relacionados a una persona en nuestra memoria. Yo pensé en este.

Y a ustedes, ¿qué objeto les hace pensar en una persona especial? ¡Déjenme sus comentarios en el blog!

Nostalgia

Y otra vez, para arriba, para abajo, ¡me estoy mareando!

Derecha, izquierda, arriba abajo, arriba, abajo. ¿Cuánto tiempo más va a durar este martirio? Yo no estoy hecho para esto…no me pueden dejar tranquilo…

-El vuelo número 139 de Aeromexico está a punto de aterrizar, favor de abrocharse los cinturones señores pasajeros. ¡Oh no! Una tempestad nos obliga a cambiar de ruta, vuelta a la derecha, más rápido, más rápido, vuelta a la izquierda, vamos, ya casi lo logramos, si señores, ¡lo vamos a lograr! ¡¡¡Nuestro piloto es un genio!!! Frena…hiiiiiiiiii…..llegamos a salvo queridos pasajeros. ¡¡Gracias!!

 -¡Niños! Vengan a cenar. Ya está listo.

 -Si abuelita, ya vamos.

-¡Después de cenar me toca a mi!

-No, ¡me toca! Tu ya jugaste dos veces hoy y yo solo una. La última y luego te toca.

-¡Niños!

Uff…por fin, un poco de calma….me duele todo mi hermoso cuerpo.

Cada vez que vienen estos niños es lo mismo. Si no es un avión es un coche o una moto. Siempre hay historias que contar y no hay forma de explicarles…¡¡¡No soy un volante!!!, ¡¡¡Ni un freno de mano!!!, ¡¡¡Ni un acelerador!!! Si tan solo pudieran escucharme…

Si tan solo su abuela no fuera tan condescendiente, si no les permitiera jugar y soñar como los deja, si no los quisiera tanto…mi vida sería más fácil. Pero no…siempre está ahí. Lista para recibirlos, para abrazarlos, para besarlos. Para prepararles su comida favorita.

Para permitirles tocarme, ultrajarme, moverme de lugar, jalarme…

Cuando están aquí, que además es bastante seguido, no tengo descanso.

Parece cómo si les gustara más que nada venir a esta casa para molestarme.

Aunque bueno… tengo que ser sincero. Esos niños le cambian la vida.

La llenan de alegría, de amor. Su vida cobra sentido cuando está con ellos. Cuando los oigo reír, jugar, ver la tele, jugar a las cartas por las noches, platicar o rezar juntos, me doy cuenta de lo que es ser importante para alguien. Y aunque me cueste aceptarlo, también yo me vuelvo importante cuando ellos están aquí, mi cuerpo también cobra vida cuando me utilizan. En un cierto sentido me gusta…¡pero podrían respetarme un poco más! ¡Mi madera ya tiene sus añitos….!

Cuando ella está sola todo es diferente. Mi vida se vuelve “normal”.

Ella siempre sentada en su sillón. Conmigo al lado. Yo tranquilito, esperando. Ella tranquilita, esperando. Esperando y

fumando…fumando y esperando. A que ellos vengan. A cambiar su vida, nuestra vida.

Como hoy.

-¿A dónde va señora, a dónde la llevo?

-Hola señorita taxista, voy al mercado a comprar flores, me puede llevar por favor?

-Si señora, cómo no. Súbase. Vamos a la derecha, a la izquierda, ¡cuidado!

Acelero y otra vez vuelta a la derecha y ahora freno.

Ya llegamos señora abuelita, ¿se baja del coche por favor? Son cincuenta pesos.

-Muchas gracias señorita taxista, aquí tiene. Hasta luego.

-Ya abuelita, ¡dijimos que me tocaba a mi ahora! ¡Deberías de comprar otro cenicero que parece un volante que da vueltas como este, con su pie largo y su base que sirve de acelerador…para poder jugar todos!

 -¡Ay mi hijito! Ese cenicero viene de la familia de tu abuelito, que en paz descanse…es muy antiguo, ya no los hacen así ahora…¡Si vieras como lo quiero! ¡Y no debería dejarlos estar juegue y juegue con él, pobre, me lo van a acabar rompiendo en una de esas con tanto jaloneo!

1368311598_485840836_5-Antiguos-ceniceros-de-pie-hermosos-Bogota

Anuncios

10 comentarios en “Nostalgia

  1. gloria

    Según yo ya había leido todos tus relatos y me acabo de topar con este que me encantó!!!!!! Me transporté a mi infancia y recordé a un delfin de cristal que yo lo usaba para jugar a que era mi teléfono.
    Me encantó como le diste vida al cenicero!!!!

    Una y mil veces felicidades!!!!!

  2. Leonides crespo.

    Nostalgia, lara lala lala, me recuerda un vallenato de Rafael Orozco.Cuántos objetos de nuestra infancia recordada. Para mí, un libro, porque el primer objeto que mi padre, a pesar de no saber leer, me enseñó a amar! Cuánta nostalgia me da no haberla leído desde un principío,Pero ahora estoy dísfrutando al máximo.Muchas gracias y muchas felicidades…

  3. Irma Perez

    querida Lo, este es de mis favoritos porque me recuerda con cariño a tu abuelita Cuca, me llevó a ese momento de tu infancia , el relato es una delicia, gracias y gracias por el de mi mamá que aunque cortito es muy gracioso.

  4. Recuerdo esos ceniceros cuando llegabamos a casa de mis bisabuelos tenian uno y recuerdo que tambien me lo imaginaba como volante pero mi bisabuela enseguida decia que lo dejara en su lugar y salia en mi defensa mi bisabuelo Beto dejalo es un niño esta jugando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s