Luca

Estándar

Una bomba de tiempo a punto de explotar. Así me sentía.

El 17 de agosto de 2007 Luca estaba a punto de venir a este mundo. Yo era la mamá mas feliz y dichosa, pero también la más desesperada e impaciente.

En el espejo veía a una ballena con patas. No podía dar un paso sin que me doliera algo. Cómo mi bebé estaba muy grande, el doctor decidió que ese era el día. Por la mañana tuve cita en el hospital y me hizo una especie de estimulación del cuello del útero (que más la sentí como una violación a mi intimidad que otra cosa…) y dijo que más o menos a las 6 de la tarde regresaría al hospital con contracciones.

Así que ahí estaba, esperando…Todos estábamos esperando.

Luca es mi tercer hijo.

Todo alrededor de mi embarazo fue sorprendente:

1. Una vez se nos olvidó el preservativo. UNA.

Acabábamos de regresar a Francia después de vivir dos años en México. Un día si y al otro también me arrepentía de haber tomado esa decisión. Me sentía fatal. Deprimida, sola, triste…muy triste. ¿Cómo no tuve el coraje de quedarme en mi país, de buscar trabajo, de hacer algo por mí misma, de luchar por lo que quería? ¿Cómo me dejé convencer por algo tan patético cómo la seguridad social y la escuela gratuita? ¿Por qué fui tan mediocre? Todos los días me convertía en una víctima que se quejaba y se quejaba y se quejaba…

Mi marido mientras tanto buscaba trabajo. Sus días también giraban alrededor de la desdicha y la depresión.

Una de esas noches en que nos compadecíamos de nosotros mismos, hicimos el amor con más ganas y más fuerza que de costumbre, como si todo lo que quedara en el mundo fuéramos él y yo. Estábamos tan metidos en sentir y en olvidar, que también se nos olvidó que yo no puedo tomar hormonas y que nos cuidamos con preservativos.

Un mes y medio después ya no me acordaba de ese “pequeño olvido” y estaba en una entrevista de trabajo.

PAUSA. Aquí tengo que decir que siempre he salido de las depresiones luchando como una fiera conmigo misma. Decidí que no había vuelta atrás. Estábamos de regreso en Francia y punto. Eso y el hecho de que toda la familia francesa y los amigos nos empezaran a ver como los pobrecitos que tuvieron que regresar a Francia con la cola entre las patas porque no les salió bien su “gran aventura mexicana”, hizo que me tragara mi tristeza y me pusiera yo también a buscar trabajo y a hacer todo lo posible por salir adelante en Francia.

Ahí estaba entonces en mi entrevista de trabajo cuando me empezaron a dar unas náuseas y un dolor de cabeza espantosos. Tan mal me sentía que tuve que salir corriendo del lugar sin dar más explicaciones que:

-perdón, me tengo que ir.

Esa misma tarde me enteré que estaba embarazada gracias a una prueba de orina de la farmacia. ¡No lo podía creer! ¡Yo, Lorena!, yo… Embarazada por UNA VEZ que no me cuidé…Yo, a la que le costaron cuatro años y varios tratamientos de infertilidad tener a su primer hijo. Bueno, Paola (mi segunda niña) vino muy rápido, justamente porque pensaba que me iba a tardar mucho, empezamos a tratar cuando Mateo tenía 6 meses y un mes después estaba embarazada. Estoy de acuerdo, fue rápido, y una GRAN sorpresa, pero lo estábamos buscando…Esto sobrepasaba mil veces esa y otras muchas sorpresas que he tenido en mi vida…

Otro hijo..cuando estaba por fin decidida a buscar trabajo. Ya que Mateo y Paola estaban creciendo y en la escuela, que tenía más tiempo para mí….Y al mismo tiempo, nunca me imaginé que a mi me pudiera pasar algo así, un regalo tan maravilloso. No me acosté con el vecino en una noche de copas. Este embarazo era el fruto del amor. Definitivamente. Del amor y la desesperación de dos personas que han decidido estar juntas pase lo que pase. Así es que aunque fue difícil integrar el hecho de que otra vez mi vida como “individuo” quedaba en pausa, aceptar que un pequeño ser iba a venir a llenar nuestra vida de amor y alegría fue instantáneo. Ser mamá es lo mejor que me ha pasado.

2. Todo el embarazo fue muy fácil:

Fuera de que vomitar fue el único objetivo en mi vida durante 3 meses y en lugar de subir de peso, bajé, todo lo demás fluyó tranquilamente. Con Mateo y Paola viví en la angustia constante de perderlos (antes de Mateo tuve dos abortos, tuve sangrados, ultrasonidos todas las semanas, acabé en cama los últimos meses). Mateo llegó un mes y medio antes. Paola no, pero estuve en cama dos meses. Y Luca, nada. Yo insistía con el médico para que me pusiera en cama, diciéndole todos los problemas que había tenido en mis otros embarazos, recitándole todo lo que mi otra ginecóloga me había dicho (Mateo y Paola nacieron en Paris y Luca en Reims). El me escuchaba pero nunca entró en mi juego, simplemente me decía que él no veía nada raro, que no tenía porque ponerme en cama. Punto. Así es que otra vez, el embarazo de Luca (y las reflexiones del médico) me obligaron a verme como una persona “normal”. Una mamá esperando un bebé. No una bola de nervios que con cada paso siente que algo está mal, que va varias veces (muchas veces) al día a hacer pipí solo para verificar que no está sangrando.

3. El final del embarazo…y el parto…

Todo iba normal, menos mi cuerpo…que cada día se transformaba en algo irreconocible. Mi vientre era tan voluminoso que no me dejaba moverme. Esté bebé era mucho más grande que los otros dos y me lo hacía notar…Yo sentía cada movimiento. Podía sentir sus manos, sus pies…casi podía tocar su cuerpecito cuando se movía.

Mis pies estaban hinchados, mi cara parecía un globo lleno de helio a punto de volar por los aires. No dormía. Estaba literalmente agotada. Me sentía feliz de tener la oportunidad otra vez de ser madre y al mismo tiempo odiaba lo que estaba pasando con mi cuerpo, conmigo. Me urgía dar a luz.

Por eso cuando el doctor dijo que era el día me sentí tan aliviada. No tenía miedo del parto. Solo unas ganas enormes de ver a mi bebé. Después de todo era mi tercer bebé, qué podía salir mal…Los otros partos (comparados con los embarazos) salieron muy bien…(Nunca pensé que como en todo lo demás, este parto también me iba a sorprender…y a enseñarme mucho…).

Cómo si el doctor fuera un gurú, alrededor de las 6 de la tarde empecé a sentir las contracciones. Dejamos a Mateo y Paola en casa de unos amigos y nos fuimos al hospital alegremente a recibir a nuestro Luca.

El doctor se rió cuando me vio llegar al hospital. Cómo sabía que era mi tercero su broma era que tenía una cena y quería llegar rápido a su casa. Me lo repitió varias veces al mismo tiempo que le pedía a la enfermera que me pusiera el estimulante de contracciones para que todo fuera más rápido…

Luca nació a las 11:44 p.m. Con todo y estimulantes, bromas pesadas y machismo del médico (que no tengo en mi alta estima, después de ese día), Luca se tomó el tiempo y vino cuando EL quiso. Yo ya no podía ni con mi alma. No me sentía como una persona, más bien como un bulto al que estaban tratando de sacarle el contenido.

Mi marido estuvo a mi lado todo el tiempo, me ayudó en el parto, lloró conmigo de emoción cuando vimos la carita de nuestro hijito, me besó, lo besó, estaba en las nubes.

La enfermera le pidió que la acompañara a otra habitación para ocuparse de Luca. Se fueron y no los volví a ver hasta muchas horas después…

…porque mientras él se ocupaba de nuestro bebé yo me estaba desangrando.

¿Quién iba a pensar que en lugar de estar en su cena tranquilamente, el médico iba a estar hasta las 3 de la mañana tratando de salvarme la vida?

Tres horas de la peor angustia que he vivido en mi vida, en dónde pasé (otra vez) de ser una persona a ser un paciente más. Un paciente al que hay que salvar, sin importar nada. Sin importar su miedo, su dolor, su historia.

Sin dar la más mínima explicación. Todo tan lento y tan rápido. Gritos, enfermeras, el médico haciéndome una especie de masaje en el útero que me dolía hasta el alma. Yo preguntando que me estaba pasando sin obtener respuesta. Dolor. Miedo, gritos. Muy cerca. Laboratorio. Transfusión de sangre. Más gritos, cada vez más lejos y después todo negro…solo yo y mis recuerdos. Solo yo pensando que era mi final. Que vi a mi bebé un minuto. Que mis dos hijos que me esperaban en casa no me volverían a ver. Que ya no podría abrazarlos ni besarlos más, decirles cuánto los amo…Solo yo.

Vi pasar mis recuerdos de la infancia. Mi mamá y yo cuando nos vestíamos igual para salir a la calle, mi papá contándome historias sobre sus rodillas, mis hermanos y yo jugando a star wars con el control remoto de la tele, mi abuelita con nosotros en el parque de Chapultepec. En las bicis. Mis amigas, mis muñecas, mi escuela. Mi pánico cuando tenía que hablar frente a mis compañeros. Mi primer amor, mi primer beso. La primera vez que salí a bailar con mis amigas. Olivier: nuestro encuentro, mi llegada a Francia, nuestra boda… Yo mamá, yo esposa, yo hija, yo hermana, yo amiga. Tantos recuerdos, tanto amor, tanto… y otra vez mis pequeños. Mi recién nacido..Mi Mateo y mi Paola. Veía sus caritas y sentía sus manos calientitas sobre las mías como cuando caminábamos por la calle. Reviví sus primeros pasitos, su primer “mamá”…sentí su primer beso mojado en mi mejilla, escuché su primer “te quiero”. Su primera caída, su primer dibujo. Su risa.

Ahí, en la cama de hospital, con las piernas abiertas que me temblaban como gelatinas, con un frío que me llegaba hasta los huesos, creyendo que eran mis últimos minutos de vida, me di cuenta que lo que más quería en el mundo era volver a escuchar esas risas.

Y tenía miedo.

Luego nada…

Desperté varias horas después, no sé cuantas. Lentamente y con dificultad, sin entender gran cosa, miré a mi alrededor dándome cuenta de que estaba en una habitación de hospital casi vacía, solo algunas máquinas la decoraban tristemente. El dolor de mi brazo me hizo realizar que tenía un catéter. Sentía la boca completamente seca. Seguí observando a mi alrededor sin poder moverme.

Así fue como mis ojos se toparon con la cunita.

Dentro de ella estaba Luca, durmiendo plácidamente.

– Estoy aquí. Estoy viva. Soy mamá…nada más importa.

IMG_3173

Anuncios

13 comentarios en “Luca

  1. gloria

    Me encantó este relato y los otros dos que he leido el día de hoy.
    Me dí el tiempo hoy de leerte y me encantó!!!
    Muchas felicidades y saludos desde Saltillo, México.

  2. Jessica

    Justo estoy a nada de tener a mi bebe en el hospital de st chamond (a 40 minutos de Lyon cerca de st etienne) y tus anécdotas me han parecido bastante interesantes de como haz pasado por muchos momentos de adaptación por los cuales yo me encuentro en estos momentos.. Desde aprender el idioma, los paseos digestivos, los mil tiempos de comidas, etc… Y ahora está nueva faceta que llega a mi vida de tener a mi bebe francomexicano.. Espero seguir leyendo nuevas historias en tu blog.

    Saludos y gracias por compartir tus experiencias

  3. wow, llegue a tu blog de casualidad y me encantó tu manera de escribir, este relato, para las que somos mamás y hemos vivido una que otra situación parecida impacta más, un saludo desde México.

  4. Irma Pérez Eguiarte

    queridisima hija, hoy 10 de mayo aun no perdono a la vida que no me haya permitido estar contigo en esos momentos tan dolorosos para ti que los estoy viviendo en este momento en carne propia a través de este escrito tan sincero y sentido, te quiero muchisimo y fui la más feliz cuando naciste porque siempre quise tener una hija como tu….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s