Extracto de una vida -3

Esta es la tercera parte (o primera, depende en que sentido lo lean…) de Extracto de una Vida. La subí al último porque en un principio no pensaba compartir en el blog más que el pedacito del supermercado en dónde Valentina se acuerda de la carta del abuelo.

Después decidí compartir otras dos partes; aunque este es un proyecto mucho más largo que algún día verá el día fuera de este blog, me pareció divertido compartir un poquito de esta historia, qué tiene un poco de la mía, sin ser mía, con ustedes.

¡Aquí les dejo entonces, la tercera (o primera) parte de Extracto de una vida y no se pierdan próximamente más aventuras de Valentina, esperen noticias!

Extracto de una Vida -3

2571843-los-ninos-se-divierten-rodando-por-una-colina-cubierta-de-hierba

El pasto está en su punto. Fresquito, verde, frondoso. Todo indica que es el momento. Alguien grita: ¡Preparados, Listos, Fuera!

Me lanzo a la carrera. Mi cuerpo liviano de niña de ocho años da vueltas bajo la colina. Qué bien se siente. Voy despacio, agarrando vuelo poco a poco, giro y giro sin parar. Veo el cielo, luego nada, luego el cielo. Cierro los ojos y voy cada vez más rápido, más, y más rápido. Creo que voy ganando, oigo los gritos de los otros niños cada vez más lejos.

Ya casi voy llegando a la meta cuando algo me impide continuar mi camino. Un bulto extraño me para en seco. No veo qué es, solo lo siento.

Tan brusca fue la parada y el susto tan fuerte que no me queda de otra que abrir los ojos.

Pero no puedo. Los tengo pegados. Y me duelen… Y mi cabeza…Todo me da vueltas. Haciendo un máximo esfuerzo logro despegar mis párpados. Abro un ojo, luego el otro. Miro a mi alrededor.

¡Qué colina ni qué nada! Estoy en una cama. ¡Una cama gigante! ¿En dónde quedó el pasto? ¿y mis ocho años? Y lo que me paró en mi carrera no fue un bulto, sino un hombre. Si, eso dije: un hombre. ¡Un hombre desnudo y completamente dormido!

-¡Ahhh!

¡Por suerte que el grito no salió de mi mente, y que el hombre no se despertó cuando le caí encima de golpe!

Me moví lo más discretamente que pude para poder observarlo y meditar acerca de la situación.

No me era desconocido. Ya iba de gane. Pero no podía poner muy claras mis ideas, la cabeza me explotaba, sentía los ojos completamente irritados y me dolía todo el cuerpo.

Respiré profundamente varias veces. Suspiré. Mi aliento era un horror. La champaña del día anterior. ¡Claro! La fiesta de la embajada de Francia. Llegué con Jean.

Y me fui con Laurent.

¡Estaba en una cama enorme con Laurent! Desnuda, apestosa y con la cruda más grande del mundo, al lado de un hombre que conocí el día anterior! No hace una semana, ni unos días, ¡el día anterior!

Me acordé en ese momento del instante en que lo vi en la fiesta, y él a mi. Esa mirada. Nunca antes había visto unos ojos tan oscuros y profundos. Y sus pestañas. Rizadas y larguísimas. Alto, mucho más alto que yo (aunque estamos de acuerdo que no es muy difícil ser más alto que yo…pero él era altísimo, tanto que con todo y mis taconazos no alcanzaba a besarlo como se debe). Delgado, pero musculoso. Cómo de unos 27, 28 años, no sabía, y en ese momento no me importaba.

Se acercó a mi con dos copas de champaña y me ofreció una.

-Laurent. Se presentó. No me dio su apellido.

-Valentina, dije yo. Mucho gusto.

Tenía el acento francés más sexy.

Hablamos de todo y de nada. No entramos en muchos detalles. Ni de trabajo ni de vida privada. Platicamos de la fiesta, de México, de restaurantes, de comida, de viajes…Bailamos. Si, ¡Bailamos! Con lo que me encanta bailar, él bailaba. Y bien. Todo con el mismo ritmo, como una especie de rock & roll. Nuestros cuerpos parecían estar hechos para girar juntos (claro..ahora entiendo lo del sueño y las vueltas en el pasto…). Nuestra sincronización era perfecta.

Me dijo que estaba en el Distrito Federal de negocios, y que se iba al día siguiente.

Ese fue el detalle que cambió todo.

Y que hizo que me encontrara en el problemón en el que estaba metida.

 Porque estar desnuda, apestosa, con los ojos irritados (tipo rojo carmín), el maquillaje corrido y apestando a champaña no era la imagen que quería dar de mi misma, aunque nunca más fuera a ver al guaperrímo que dormía tranquilamente junto a mi.

 Y lo que era peor: No me acordaba de NADA de lo que había pasado en esa habitación aparte de que entramos entre risas y besos y nos rodamos juntos en la cama. Más risas, más champaña. Y luego nada. Hasta el día siguiente. Mi lindo sueño y la realidad…

 Tengo que hablar de la habitación. No sabía ni como se apellidaba Laurent, ni lo que hacía de su vida. Pero eso si, la habitación del hotel en el que se hospedaba estaba espectacular. Empezando por la cama. Que para haber sentido que estaba en una colina dando vueltas y vueltas tenía que estar grande. Y cómoda. Las sábanas eran blancas, como de seda. Y las almohadas. Nunca había dormido con almohadas tan blanditas, pero firmes al mismo tiempo. Algo muy extraño. Luego los muebles. De madera oscura, se veían muy elegantes y la decoración minimalista. El piso era de madera (ya hablaré más del piso…) y la sala de baño…ya la hubiera querido yo para un día de fiesta. No vi la vista, las cortinas estaban cerradas.

No quería que Laurent me viera en el estado en que estaba. Eso era seguro. Pero eso no era lo más grave. No.

El despertador que estaba en la mesita de noche, marcaba las 7:35 a.m.

¡Las 7:35 a.m.!

¡Tenía que salir de ahí cuánto antes!

Así empezó la operación fantasma. Para que Laurent no me viera tenía que ser lo más sigilosa posible.

Me resbalé muy lentamente por las sábanas y me tiré al piso. Pecho tierra. ¡Estaba helado! Reprimí un grito de sorpresa y avancé hasta la sala de baño con la técnica de un soldado que huye de la zona de guerra. Despacito, sin hacer ruido, cerré la puerta. Moría de ganas de hacer pipí. Admiré dos segundos la belleza a mi alrededor mientras estaba sentada en el excusado. Cuando empecé a imaginarme lo que hicimos (o no) en el jacuzzi me forcé a volver a mi realidad, me lavé un poco la cara (lavar, lo que se dice lavar es mucho decir… traía maquillaje contra agua y creo que acabé pareciendo un mapache recién levantado) y traté de encontrar mi ropa.

Cosa que nunca logré.

En la sala de baño, nada.

Iba regresando a rastras a la habitación para buscar cuando Laurent empezó a moverse y a balbucear algo. No se qué, por que en ese momento no hablaba francés. Pero se retorcía en la cama como un gusano y decía cosas.

Entre en pánico. A lo lejos vi una maleta abierta. Me arrastré hasta ella y saqué los primeros jeans y la primera playera que encontré. Me los puse como pude. Ahora parecía un mapache recién levantado envuelto en un costal de papas. Y Laurent pensaría que era una ladrona. Ni modo.

Salí de la habitación sin aliento.

Operación fantasma aprobada.

Pero todavía faltaba lo peor.

Así descalza tomé el elevador rogando no toparme con nadie. Tuve suerte (ya sé, era domingo a las 7:40 de la mañana…).

Llegué al lobby y corrí (literalmente) a la salida del hotel a pedir un taxi.

Me subí en la parte trasera, le di la dirección y me puse a rezar.

El hecho de que no encontrara mi ropa era lo de menos. Tampoco tenía mi bolsa, que aunque no traía nada de importancia, como papeles o dinero, si traía las llaves de la casa.

El taxi me llevó a mi destino en un dos por tres (por más que estuviéramos en la Ciudad de México, a esa hora, en domingo, no había nada de tráfico).

Le pedí al señor que se estacionara a tres casas de la mía y le dije que regresaría a pagarle.

Temblando, toqué el timbre y esperé.

Anuncios

Extracto de una vida -2

La Carta del Abuelo

carta_abuelo_01

Mi hijita querida,

Valentina. Te escribo estas líneas con todo el dolor de mi alma. No soy muy buen hablador, ya lo sabes. Es por eso que prefiero escribirte.

Te quiero mucho nieta mía. Eso también lo sabes. Pero no creo que te imagines cuánto. Y lo difícil que es para mi decir lo que se que, por tu bien, hoy tengo que decirte.

Llevas viviendo conmigo ya seis años. Seis años en los que hemos sufrido juntos, llorado juntos, crecido juntos. Tu y tu hermana han sido la luz de mi vida desde el día que llegaron a esta casa.

La pérdida de tus padres fue una tragedia. Ellos no escogieron irse. Nunca entenderemos por qué ellos. Por qué tuvo que ser así. Fue infinitamente difícil, pero con el tiempo hemos logrado aceptar lo inaceptable. Hemos aprendido a vivir con nuestro dolor, a seguir nuestro camino sin ellos.

Mauricio fue parte de ese camino. Los tres años que pasaste junto a él te sentí serena, en paz. Pensé que seguirían juntos, que se casarían y serían muy felices. Pero me equivoqué, aunque por supuesto que no me tocaba a mi decidir. Esas cosas del amor son así, complicadas, aún más para un viejo como yo, hecho a la antigua.

Desde que terminaste con él te siento desorientada, desequilibrada.

Primero el viaje a Europa, con el que no estaba de acuerdo. Dos señoritas de buena familia paseando solas por el mundo. Les pudo haber pasado cualquier cosa…Recé por ustedes todas las noches. Gracias a Dios regresaron con bien.

Y ahora esto.

Lo que pasó ayer sobrepasa todos los límites.

He tratado de ser comprensivo y lo más abierto posible contigo, pero ayer fue la gota que derramó el vaso.

Pasé la noche en vela, sin tener noticias tuyas. Sé que empiezas un nuevo trabajo y tienes compromisos, lo cual en si me parece muy bien.

Ya la forma en que ibas vestida me pareció muy alocada, pero no dije nada para no molestarte. Entiendo que no te gusta que me meta con tu forma de vestir y trato de respetarte.

Dijiste que irías a una fiesta de la Embajada de Francia y llegarías temprano.

No me imagine que “temprano” significaba al día siguiente a las ocho de la mañana. Y deja tu la hora, el estado en que regresaste.

Me faltaste al respeto a mi, a tu hermana, al recuerdo de tus padres y de tu abuela, pero sobretodo, te faltaste al respeto a ti misma.

No me quiero ni acordar de la imagen que vi cuando abrí la puerta, es demasiado doloroso.

Mi cuerpo y mi corazón no se pueden permitir más malas pasadas.

Aunque hubiera querido tenerte conmigo hasta el día de tu matrimonio, tengo que pedirte que te vayas.

Tienes 23 años Valentina. Empiezas tu vida profesional y al parecer necesitas tu independencia. Te la doy. Es toda tuya.

Puedes quedarte en la casa hasta que encuentres alojamiento, y en cuanto eso suceda, te pido por favor me avises para no estar presente cuando saques tus cosas. Las despedidas no son mi fuerte.

Te querré siempre,

Tu abuelo Javier.

Un domingo

Siguiendo con los recuerdos de mis abuelas, y aprovechando que hoy es domingo, aquí les dejo un relato que aunque corto, no deja de tener un gran significado, y de guardar, muchas, muchísimas historias…

Un domingo

mapamuseocarrillogil

Las doce y media. Mi mamá me da dinero. Tomo mi bolsa, mis llaves y salgo de casa. Me subo a mi coche; lo arranco. Salgo del estacionamiento y me dirijo al periférico sur de la Ciudad de México. Abro la ventanilla, saco un cigarro y lo prendo. Pongo música en la radio. Después de más o menos veinte minutos salgo del periférico en Barranca del Muerto. Doy vuelta a la izquierda en avenida Revolución y un poco más adelante me paro. Bajo del coche y compro dos pollos rostizados, una bolsa de papas y una de chiles jalapeños. Me subo al coche y continúo mi camino. Cinco minutos más tarde llego frente al edificio. Me estaciono, me bajo y toco el timbre.

-Abuelita, soy yo. ¿Subo o bajas?